Manuel Cuberos nació en Loja (Granada), de pequeño alternaba las faenas agrícolas con sus cuadros y pinceles.

Sus dibujos y sus formas artísticas fueron muy comentadas entre los que de una forma u otra conocían el arte.

Su primera exposición la hizo en Loja, concediendole el jurado un accésit, al año siguiente volvió a exponer consiguiendo esta vez el 1º y 3º premio.

A continuación expuso en Granada, Zaragoza, Madrid, París y en Fez (Marruecos). Obteniendo  un gran éxito en todas ellas, especialmente en la de Fez, donde vendió todos los cuadros expuestos, y recibió el aliento de la crítica, ya que veían en él una gran sensibilidad y facultades para triunfar.

No se equivocaban ya que dedicó toda su vida a su pasión que era la pintura y consiguió vivir de ello vendiendo sus cuadros desde su propia galería en la Costa del Sol y desde otras galerías que apostaron por el en París (Francia) o Pensilvania (Estados Unidos).

 

 

La pintura de Cuberos es realmente extraordinaria, sobre todo por la fuerza que tiene la luz en cada uno de los cuadros, por la vida que esa luz y trazado de los mismos recrea al espectador que los contempla y en definitiva porque además supone un trabajo excepcional al haberlo realizado todo con espátula, no hay pincel, no se aprecia nada del paso de un pincel por ninguno de los cuadros, simplemente la espátula trabajando con amor el empaste, ha logrado realmente una auténtica maravilla.

                                                                                                                                                              Gustavo Alonso

 

                                                                                                                                                                   crítico de arte

 

 

En el crudo invierno Zaragozano, la luz y el sol de Andalucía llego gracias al arte de Manuel Cuberos. cuadros llenos de gracia y salero. Fachadas encaladas de la Alpujarra besadas por el sol eterno. Todos sus cuadros fueron adquiridos por esa riada de gente que llenaron la sala del Casino Mercantil los diez días que duro la muestra.

 

Enhorabuena maestro.

 

                                                                                                                                                              Ignacio Moreno

 

                                                                                                                      Locutor de Radio  Zaragoza

 

La exposición es magnífica está muy bien construida, las luces las tiene fabulosas, los empastes los sabe colocar extraordinariamente bien. La espátula es muy positiva sobre todo en las luces consigue unas calidades y unos relieves extraordinarios.

                                                                                                                                                            Eduardo Otal

 

                                                                                                                                                              crítico de arte