Dibujo firme y el empleo de un colorido preciso y esmaltado, minucioso y detenido, muestra siempre una cuidadosa factura y un estudio detallado de las texturas y los brillos en las superficies.